"Esta pandemia ha demostrado que la mujer en la pesca artesanal es una guerrera”

Regional 08 de agosto de 2020 Por Editor
Claudia Soto, lleva más de 20 años dedicada a la pesca artesanal y este año, con el apoyo de Fundación Prodemu, logró crear la primera Cooperativa de mujeres pescadoras de Arica y Camarones, lugar desde donde reivindica los derechos de las mujeres dentro de este rubro productivo.
Ver galería foto claudia
1 / 3 - Foto Facebook

Darle el lugar que le corresponde a la mujer en el marco de la pesca en la región de Arica y Parinacota, es el principal objetivo que impulsa a Claudia Soto, socia de la Cooperativa de Mujeres de la Pesca Artesanal y el Borde Costero, que une a las mujeres que trabajan en el rubro en Arica y Camarones.

Esta dueña de dos embarcaciones artesanales, hija y familiar de pescadores, se dedica al rubro desde hace 20 años, tiempo suficiente en el que ha podido palpar en carne propia las dificultades que enfrentan las mujeres que se dedican a este rubro, anteriormente cultivado mayoritariamente por hombres. 

¿Cómo se ideó esto de formar una cooperativa?

simplemente por ver vulnerados mis derechos como pescadora. He pasado muchos años exigiendo los derechos de mujer básicos que no fueron escuchados, ni a nivel nacional ni local. Fueron años en que mis compañeras que se estaban formando en lo que son las áreas conexas, como limpieza de mariscos y pescados, fileteando, vendiendo, tampoco tenían las comodidades que yo venía planteando hace mucho tiempo”, dice Soto. “Y al día de hoy no ha cambiado”, advierte. 

Por ejemplo, Claudia explica que hoy aún no hay baños para mujeres. 

“Golpeé muchas puertas en estos años que fueron cerradas, entonces la única manera de luchar contra eso y fortalecernos como mujer era crear esta cooperativa de mujeres”, dice la pescadora. 

¿Por qué cooperativa?

Por que tenemos que aprender a darle valor agregado a nuestros productos, esta es una cooperativa con fines de lucro, necesitamos por eso darle valor agregado a nuestro esfuerzo como mujer”, añade. 

La Cooperativa fue creada el 20 de enero de este 2020, pero significó por lo menos el trabajo de dos años en poder reunir a las mujeres y crear esta entidad. Entre las dificultades, dice que estuvo que Sernapesca no tiene estadísticas de cuántas mujeres se dedican a la pesca artesanal, por lo que solo recibió un listado con sesenta mujeres, donde no aparece con claridad a qué se dedican específicamente estas mujeres. 

“Me costó mucho poder encontrar mujeres que se dedicaran a la pesca artesanal. Yo creo que por lo mismo, muchas personas apostaron a que no se hacía esta cooperativa”, sin embargo, junto a otras cuatro pioneras, viajaron a Camarones a hablar con otras mujeres que trabajaban en lo mismo en Camarones, y de ahí, formaron el germen de la cooperativa. 

Y en esas gestiones para lograr constituir esta cooperativa es donde la Fundación Prodemu entra en esta historia. “Fui a hablar con la señora Alicia Quispe (la directora regional de la fundación) y le dije que éramos mujeres de la pesca artesanal y que estábamos buscando apoyo para poder crear esta cooperativa, y lo que me gustó es que ella confió en mi y en nosotras, que sabíamos realmente de pesca y adónde queríamos llegar con esto, y así fue, lo logramos. Somos doce personas en estos momentos, y estamos contentas porque logramos oficializarnos, superando todos los obstáculos en el camino”. 

Es así como  formamos parte de Fundacion Prodemu  en el año 2019  de la jornada de formalización, instancia informativa ejecutada en Prodemu Arica, que permitió entregar contenidos y herramientas prácticas para la formalización de nuestros  emprendimientos y el empoderamiento para lograr una autonomía económica . Estas asesorías fueron claves, ya que gracias a nuestro conocimiento previo y experiencias anteriores, logramos incorporar contenidos técnicos, y poder avanzar a hacia la constitución de la cooperativa que hoy en día  estamos formalizadas. 

Y como cooperativa de reciente creación, sin duda su primer desafío en estos meses ha sido enfrentar al Covid-19. 

“Esta pandemia ha demostrado que la mujer en la pesca artesanal es una guerrera, que hemos podido mutar. Le dije a las chiquillas antes de la Semana Santa que íbamos a hacer delivery, ese va a ser nuestro slogan... Quédate en casa, que nosotros iremos a la tuya... y a´si hemos estado trabajando desde entonces, con mucha más fuerza, mucho más emporadas”, agrega. 

Prueba de su gran labor en la visibilización de la mujer pescadora regional, hace tan solo tres semanas fueron invitadas a la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, y así solo un par de días ella fue invitada por la directora nacional de Sernapesca, Alicia Gallardo para participar en la Mesa Nacional de la Pesca de las mujeres, “y esos son logros muy importantes para la cooperativa, que estemos presentes, visibilizando a la mujer de la pesca artesanal de Arica; eso nos hacer sentir que hemos estado haciendo un buen trabajo como cooperativa”.

Soto sabe que queda muchos desafíos por delante aún. Entre ellos está pedirle al puerto formalmente como cooperativa que les den el lugar que les corresponde como mujeres de la pesca artesanal que son. “Necesitamos un lugar físico donde poder congregarnos como cooperativa, camarines, baños, locales de venta para las mujeres, en general mejorar las condiciones de trabajo. Esa es prioridad uno, que dejen de vulnerar nuestros derechos como mujeres. El enfoque de género es una ley hoy en día en la cual estuve hace dos años con la Red Nacional presentando este proyecto de ley del enfoque de género y las áreas conexas, el que fue  muy bien acogido, por lo que esperamos que se implemente en Arica. Necesitamos que las autoridades se comprometan para tener este lugar físico”, señala. 

La segunda tarea a tratar por la cooperativa es estar presente en los consejos zonales de la pesca. Nunca la mujer a estado representada en algún consejo de la macro zona norte. Nosotros como mujeres debemos estar en los consejos representando a la pesca artesanal. 

Otro punto para ellas sería optar a un terreno a través de Bienes Nacionales, porque como mujeres y justamente con el tema del Covid necesitan una sala de procesos, un terreno donde hacerla, para poder maquilar y elaborar sus productos dándole un mayor valor agregado, “dándole una inocuidad como corresponde, respetando todos los procesos sanitarios del producto y que llegue a nuestros comensales como corresponde, eso necesitamos”. 

Por otro lado, buscan visibilizar la problemática que tiene la mujer pescadora artesanal respecto a las enfermedades profesionales. Si el hombre que trabaja en la mar, sea pescador o buzo, sufre de males como artrosis y otros padecimientos, la mujer que trabaja en las áreas conexas, desconchando mariscos,  o fileteando, también sufre muchas enfermedades en las cuales no estanos acogidas a ningún beneficio. Por otra parte, la pesca artesanal no cotiza, y nosotros necesitamos trabajar en eso, para que podamos tener algún seguro o previsión. 

“El Covid no ha traído solo un tema de salud, sino que también a la mujer, en forma personal lo digo, un retroceso en lo que es su empoderamiento como mujer. Si había muchas mujeres que ya habían salido del yugo del hombre, ahora retrocedieron bastante con la pandemia del coronavirus, y sin opción se han tenido que quedar en la casa con los niños, han tenido que volver a que el marido las mantenga... entonces el problema psicosocial que ha traido el covid tiene para largo y hay que trabajar en ese tema, por lo que Prodemu nos va ayudar bastante para superar eso”.

 

 

Te puede interesar