Crianza respetuosa: ¿Qué implica criar respetuosamente?

Opinión 09 de junio de 2022 Por Editor
Carolina Diez Pastene, psicóloga y profesional supervisor del Departamento de Promoción y Fonoinfancia de Integra
foto Carolina Diez-ok

En los últimos años, el concepto “crianza respetuosa” se ha vuelto cada vez más común en los espacios donde se habla de crianza (sociales, académicos, familiares, redes sociales, etc.). Sin embargo, existe bastante confusión a la hora de entender y poner en práctica dicho concepto, ya que algunas personas lo han entendido como “dejar que mi hijo/a haga lo que quiera” o “colocar las necesidades de niños/as sobre las propias necesidades”, etc.

Si a esto le sumamos la sobreinformación que hay respecto de cómo “deberíamos” criar a niños y niñas, y las exigencias de la vida actual, podríamos entender por qué el acto de criar se ha vuelto cada vez más solitario, por tanto, poco respetuoso con los adultos que tenemos el rol de cuidador/a.

Ahora bien, la crianza respetuosa va mucho más allá de si decidimos y/o podemos portear a nuestros hijos/as, si decidimos y/o podemos practicar el colecho, si decidimos y/o podemos definir el tipo de lactancia que queremos practicar o si decidimos desterrar el castigo como método de enseñanza. La crianza respetuosa está por encima de este tipo de decisiones y/o posibilidades. 

En términos sencillos, podemos decir que la crianza respetuosa es una forma de vida y de relacionarnos con niños/as desde los principios del amor incondicional, empatía, igualdad y respeto hacia ellos/as. De hecho, en la crianza respetuosa se plasman los derechos de niños y niñas y, por tanto, los derechos humanos, ya que esta forma de cuidado parental se basa en las respuestas sensibles que podamos tener los adultos y/o cuidadores ante sus necesidades. 

Sin embargo, no es menos importante considerar las propias necesidades de los adultos cuidadores, porque criar respetuosamente no significa olvidarse de uno mismo y entregarse por entero a nuestros hijos/as. Muy por el contrario, criar respetuosamente implica ser respetuoso con uno mismo, ya que ¿cómo podríamos criar respetuosamente si no tenemos espacios para seguir siendo “seres humanos” más allá del rol de “cuidador”? y ¿cómo podríamos criar respetuosamente a niños/as si nos terminamos olvidando de nuestras propias necesidades y limitaciones?

Para criar respetuosamente debemos cuidarnos para poder cuidar a otro ser humano. Así como nuestros hijos/as se dan cuenta de todo lo que ocurre a su alrededor, también perciben nuestro estado emocional, por lo tanto, debemos hacernos responsables de nuestro cuidado. Esto significa ser conscientes de nuestro propio estado emocional, reconocer nuestras fortalezas y limitaciones, identificar nuestras necesidades de apoyo y acompañamiento, aceptar que no necesitamos saberlo todo y que siempre es posible aprender, desarrollar y entrenar las habilidades que sean necesarias para criar respetuosamente. 

Quizás esto pudiera sonar otra “obligación” más, pero más que eso queremos que sepas que no estás solo/a en la crianza y que como dice el proverbio africano “para criar a un niño hace falta una tribu entera” y en Fonoinfancia queremos ser parte de esa tribu, por lo que te invitamos  a contactarnos de lunes a viernes, de 08:30 a 19.00 horas, por teléfono, llamando al 800 200 818, o por chat desde www.fonoinfancia.cl, donde un equipo de psicólogas/os expertas/os en temas de niñez y familias están dispuestos a acompañarte en este y otros temas.

Te puede interesar