¡Prevengamos el Cáncer de Mama!

Opinión 13 de octubre de 2021 Por María Palma Seremi de la Mujer y Equidad de Género
El autocuidado nos permite tener un rol protagónico para poder prevenir y detectar a tiempo cualquier signo de patología en una etapa inicial
cote 3
María José Palma Núñez Seremi de la Mujer y la Equidad de Género  de Arica y Parinacota

Este mes de octubre es un gran momento para reforzar y hacer hincapié en lo importante que es prevenir el cáncer de mama. Esta es la enfermedad más frecuente que afecta a las mujeres de Chile, además de ser la primera causa de muerte en mujeres por causa oncológica. El año 2020 arrojó 5.331 nuevos casos de esta enfermedad y 1.674 decesos asociados a este diagnóstico.

El autocuidado nos permite tener un rol protagónico para poder prevenir y detectar a tiempo cualquier signo de patología en una etapa inicial. Esta primera conducta de autocuidado refleja el control que podamos tener con nosotras mismas y nuestros cuerpos y combatir así, a algunos factores de riesgo asociados al cáncer de mama. Estas acciones manifiestan el empoderamiento de las mujeres y la educación sobre nuestra salud en todos los contextos. 

En relación con el GES (Garantías Explícitas de Salud) expresa que toda mujer entre 50 y 59 años tiene derecho a realizarse el examen de mamografía cada 3 años, dentro del contexto del examen de medicina preventiva. Por otro lado, el examen de mamografía también está disponible a través del Programa de Reforzamiento de Atención Primaria “Imágenes diagnósticas”, cuyo principal objetivo es la detección precoz del cáncer de mamas en mujeres de 50 a 69 años y de otras edades con factores de riesgo, mediante el tamizaje mamográfico y exámenes complementarios a la mamografía, como ecotomografía mamaria y magnificaciones, para completar el estudio diagnóstico.

Dediquemos unos minutos al autoexamen de nuestras mamas, cada una de nosotras tiene una anatomía diferente, por lo que la recomendación siempre será tratar de abarcar toda la mama, incluyendo desde el área de las axilas hasta debajo de la clavícula. Si llegamos a notar algún cambio en las mamas no significa necesariamente que sea cáncer, sino que nos incitará a consultar de manera oportuna a nuestro médico. Debemos tener en consideración que el autoexamen no reemplaza la mamografía.

Para poder realizarnos el autoexamen debemos hacer lo siguiente: 

·  Estar de pie frente al espejo con los brazos al costado del cuerpo, y observemos las mamas en busca de cambio de color, forma, tamaño o la piel descamada.

·  Levantemos el brazo izquierdo y con la parte plana de los dedos de la mano derecha, examinar cuidadosamente el pecho izquierdo.

·  Debemos comenzar por la parte superior del contorno del pecho y seguir en sentido circular, presionando para sentir el tejido interno.

·  Tras completar el círculo, situar los dedos a dos centímetros de distancia y volver a realizar el circulo.

·  También examinar el área sobre el pecho; la axila, para comprobar si notamos alguna protuberancia.

·  Repita con el pecho derecho.

El autoexamen debemos incorporarlo a nuestras rutinas para poder estar atentas a algún cambio en nuestro cuerpo. La prevención es clave ya que nos permitirá hacer la diferencia entre la vida y la muerte.  Si necesitas atención médica y estás en FONASA acércate algún CESFAM o Consultorio, Centro de Diagnóstico Terapéutico (CDT), Centro de Referencia de Salud (CRS) u Hospital. Y si estas en ISAPRE acércate a la consulta privada de tu médico. 

María José Palma Núñez, Seremi de la Mujer y la Equidad de Género  de Arica y Parinacota

Te puede interesar