Sueño de la vivienda propia se trunca por segunda vez por quiebra de constructora

Regional 29 de octubre de 2021 Por Editor
La empresa DYR, que sucedió a otra empresa en quiebra, LOGA, que llevaba a cabo la ejecución de 132 departamentos correspondiente al conjunto habitacional “Brizas del Mar”.
IMG_2154

Parece un hábito en Arica en ciertas empresas, en específico del área de la construcción, que tras adjudicarse las obras, por insolvencia y aludiendo a una seria de factores se declaren en quiebra, sin considerar las repercusiones, en especial para esperanzados jefes de familia, como es el caso del comité “El Esfuerzo”, que por años han soñado con materializar el sueño de la vivienda propia, en este caso, departamentos.

Y es lo que ha acontecido con la empresa DYR, que sucedió a otra empresa en quiebra, LOGA, que llevaba a cabo la ejecución de 132 departamentos correspondiente al conjunto habitacional “Brizas del Mar”, ubicado en El Alto, financiado con fondos sectoriales por más de 4 mil millones de pesos.

Tras 9 días en toma, los 37 trabajadores de DYR, aún están a la espera de la cancelación de sus sueldos, situación que espera resolver el MINVU, su mandante, haciendo efectivo las garantías.

Al respecto, el Consejero Regional Mario Luza, ante la directiva del comité y dirigente de trabajadores, comprometió sus oficios para que el MINVU haga efectivo los resguardos y plantee una solución, tanto a socios del comité y trabajadores.

Shein Jofre, dirigenta del Comité “El Esfuerzo”, manifestó su desazón e incredulidad respecto a la forma en que se enteraron de la detención de las obras “consideramos poco creíble las respuestas que nos han dado del SERVIU y MINVU, porque se supone que las entidades patrocinantes son las encargadas de evaluar las empresas (…), llevamos casi 6 años en este comité, y nuestros socios en su mayoría, están a la espera de una vivienda casi 23 años (…), a nosotros se nos informó del MINVU que el 13 de noviembre se nos estaban entregando nuestras viviendas (…), y nos enteramos del cese de las faenas por que los trabajadores estaban haciendo huelga”.

José Figueroa, vocero de los trabajadores, justificó la prolongación de la toma “debido a que nos deben pagar el mes de octubre y en acuerdo con SERVIU, nos harán efectiva la cancelación, pero no nos han pagado imposiciones, ni finiquitos (…), se sabía meses atrás de que la empresa no tenía material para trabajar (…) , y no sabemos si los mandantes tenían ese antecedente (…), el 90 % de los que trabajamos acá venimos de la empresa anterior que se declaró en quiebra”.
Respecto a la obra gruesa de los 132 departamentos, está finiquitada en un 95 %, en donde solo se exhiben departamentos pilotos.

Según estimación del dirigente, a raíz de los problemas generados por la pandemia y la probable inyección de recursos, la obra en general debía terminarse en 5 meses más, para luego ser entregada a sus propietarios.

Te puede interesar