Día Mundial contra el Cáncer de Mamas: Cómo hacer correctamente el autoexamen

Dato útil 19 de octubre de 2022 Por Editor
AdobeStock_422714256

El cáncer de mama se presenta más frecuentemente como un nódulo o engrosamiento indoloro en el pecho. En este punto es de suma importancia que las mujeres, que detecten alguna anormalidad, acudan a un profesional de la salud (no más de 2 meses), aunque no sienta ningún dolor.

Por esta razón, explica la académica Enfermería de la Universidad Andrés Bello Verónica Zavala Solar, es de vital importancia estar atenta a las señales y hacer correcta y periódicamente el autoexamen. “El cáncer de mama se origina en las células del tejido glandular de las mamas. En sus inicios el tumor está confinado en un conducto, donde generalmente no causa síntomas y no se ha diseminado. Con el tiempo, este cáncer puede invadir el tejido mamario completo y propagarse a los ganglios linfáticos u a otros órganos (metástasis)”.

Su par, Carolina Soto Valencia, detalla que, “Un bulto o engrosamiento en la mama que se siente diferente del tejido que la rodea, el cambio de tamaño, forma o aspecto de una mama o cambios en la piel en el área, como formación de hoyuelos, son indicadores que deben servir de alerta. También la inversión reciente del pezón, la descamación, desprendimiento de la piel, formación de costras y despigmentación de la piel que rodea el pezón (areola) o la piel de la mama, entre otros.

 ¿CÓMO AUTO EXAMINARSE?

El mejor momento para hacerlo es calculando más o menos de 3 a 5 días después del comienzo del periodo menstrual. Si usted está en la etapa de la menopausia, realícese el examen el mismo día todos los meses.

  1. Acuéstese en una superficie cómoda. Es más fácil examinarse el tejido mamario si está acostada.
  2. Coloque la mano derecha por detrás de la cabeza. Con los dedos del medio e índice, de la mano izquierda presione suave, pero con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.
  3. Luego, estando sentada o de pie, palpe la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta esta zona.
  4. Revise los pezones, verificando si hay secreción. Repita el proceso en la mama izquierda.
  5. Utilice un patrón similar en ambas mamas, es decir siga la dirección de las agujas del reloj para evitar saltar algún segmento.
  6. Luego, párese frente a un espejo con los brazos a los lados. Mire las mamas en el espejo. Busque cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja.
  7. Igualmente observe la forma y el contorno de cada mama. Revise para ver si el pezón está hundido.
  8. Si detecta alguna anomalía, consulte y evite que se presente un desarrollo del Cáncer.

Todo queda en nuestras manos, mejor es consultar y confirmar que no hay presencia de un tumor maligno, que dejar todo para más adelante, cuando quizás sea demasiado tarde.

Te puede interesar