Gestión Menstrual

Regional 02 de junio de 2022 Por Editor
Erick Orellana Jorquera, Director Regional Sernac Arica y Parinacota
Fotografía Director Regional 2022 (1)

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Higiene Menstrual, el SERNAC reafirmó su compromiso con el enfoque de género, anunciando que este año realizará un estudio de gestión menstrual enfocado en población hipervulnerable.

La investigación del SERNAC estará enfocada en conocer las necesidades de gestión menstrual de las personas en situación de calle, aquellas privadas de libertad y quienes viven en campamentos. 

Según la definición internacional, la gestión menstrual, no sólo considera el costo de los productos de contención, sino también el acceso a condiciones mínimas sanitarias como agua potable e infraestructura, acceso a información oportuna y confiable, que permitan vivir en condiciones dignas este proceso. 

Recordemos que el SERNAC realizó el año pasado el primer estudio de gestión menstrual que permitió concluir, por ejemplo, que una persona que menstrúa 5 días todos los meses podría llegar a gastar anualmente entre $57 mil o más de $80 mil, entre toallas desechables y antiinflamatorios. También permitió establecer que la toalla higiénica desechable es el producto de gestión menstrual de mayor consumo, seguida por la copa menstrual.

Para realizar esta segunda versión del estudio de gestión menstrual, trabajaremos en forma colaborativa con diversas instituciones, como, por ejemplo, Fundación Gente de la Calle, y contaremos con el apoyo de Gendarmería, en el caso de aquellas personas que se encuentran privadas de libertad. 

 Recordemos que la gestión menstrual es un proceso biológico y no una elección, e implica costos y molestias que no se pueden evitar, pero que empeoran cuando no se tienen los recursos o la información. De hecho, se estima que cerca del 30% de la población menstrúa todos los meses y es un proceso que dura unos 40 años. 

A través de este nuevo estudio, el SERNAC busca determinar los diferentes productos de gestión menstrual que utilizan estos grupos hipervulnerables, conocer el costo que implica para ellos menstruar, así como sus barreras y necesidades al respecto.

Sabemos que la situación es mucho más compleja y desigual para las personas que no tienen acceso a condiciones sanitarias mínimas. Por eso, esta investigación propondrá iniciativas tendientes a mejorar la salud menstrual de los grupos hipervulnerables considerados en este estudio.

Te puede interesar